Skip to content

6 CONSEJOS PARA EL CUIDADO DEL CABELLO Y EL CUERO CABELLUDO EN INVIERNO

Los meses de invierno pueden ser muy estresantes para tu cabello y tu cuero cabelludo. Aquí te damos algunos consejos y trucos clave para que tu cabello y tu cuero cabelludo se mantengan saludables durante el invierno

1. Protege tu cabello de los factores climáticos El clima frío y húmedo del invierno puede ser fatal para tu cabello. La mejor manera de proteger a tu cabello de los factores climáticos es cubriéndote la cabeza con un gorro o un pañuelo. Pero ten cuidado de que no te aprieten demasiado: podrían impedir la correcta circulación en tu cuero cabelludo. 

Por otra parte, aunque tu cabello esté protegido, usar gorro en invierno también podría hacer que se acumule transpiración y el cuero cabelludo se irrite. 

Por eso, asegúrate de usar un champú anticaspa para frenar en seco la caspa antes de que aparezcan las escamas.

2. Mantén tu cabello y tu cuero cabelludo hidratados Si estás deshidratado por dentro, te verás deshidratado por fuera. Por eso, bebe mucha agua para ayudar a tu cabello y a tu cuero cabelludo a mantenerse hidratados.

El champú Dry Scalp Care de Head & Shoulders hidrata el cuero cabelludo reseco a causa del clima invernal y los cambios de temperatura adentro y afuera. 

3. Evita el exceso de productos de peinado Limita el uso de elementos tales como secadores y rizadores de cabello, ya que el calor puede hacer que tu cabello y tu cuero cabelludo se sequen, lo que aumenta el riesgo de daños. 

¿Tienes el cabello dañado por el calor? Prueba el champú Damage Rescue. 

4. Córtate las puntas regularmente Ya sea que tengas el cabello corto o largo, el clima invernal puede secar las puntas de tu cabello y volverlas quebradizas. Si te cortas las puntas regularmente, tu cabello se mantendrá en buenas condiciones y reducirás el riesgo de tener las puntas florecidas. 

5. Lávate el cabello con agua tibia o fresca En los meses más fríos puede ser tentador subir la temperatura del agua. Pero intenta no lavarte el cabello con agua muy caliente: usa agua tibia o fresca para evitar daños.

El agua caliente puede secar el cabello y dañar la delicada piel del cuero cabelludo, que puede ser aún más sensible durante el invierno. 

6. No salgas de tu casa con el cabello húmedo Tómate el tiempo que sea necesario para secarte el cabello con un secador o dejarlo secar naturalmente antes de salir. Cuando hace frío, tu cabello tarda más en secarse y, si se congela, corres el riesgo de que se vuelva quebradizo.

 Más consejos y trucos para el cuidado del cabello