Skip to content

Nuestra misión

Nuestra misión es librar al mundo de la caspa porque creemos que nada debe detenerte de sentirte seguro de ti mismo y de disfrutar de la vida al máximo.

Por eso, nos hemos dedicado a deshacernos de la caspa y a dejarte el cabello con un excelente aspecto para que tengas una cosa menos de qué preocuparte cuando realmente importa.

ENCONTRAR UNA SOLUCIÓN

Desde la década de 1960, somos expertos en caspa.

Cuando comenzamos, los únicos remedios disponibles para la caspa eran muy molestos de usar, tenían un olor horrible y dejaban el cabello aplastado. Eso no nos satisfacía. Nos convertimos en la primera marca en elaborar un producto que era efectivo para eliminar la caspa y combatir su origen. Además agregamos beneficios extra como hidratantes y fragancias de aroma fresco para que su uso fuera agradable.

NUESTRA MISIÓN

CREEMOS QUE ESTO ES LO QUE NOS HACE EL CHAMPÚ N.° 1 DEL MUNDO

Seguro y efectivo para todos. La esencia de Head & Shoulders es darte seguridad en ti mismo, y eso significa que gran parte de lo que hacemos depende de tu confianza en nosotros.

Basamos todo lo que hacemos en asegurarnos de que, cuando uses uno de nuestros productos, tengas una experiencia segura y agradable. Estamos comprometidos con la transparencia, y con mucho placer te decimos qué contiene exactamente cada botella. Es importante saber que cada fórmula está creada pensando en ti. Cada ingrediente incluido en nuestros productos ha pasado nuestras rigurosas pruebas de seguridad, y está incluido para ayudarte a deshacerte de la caspa y, al mismo tiempo, cuidar tu cabello y cuero cabelludo.

También entendemos que, cuando se trata del cuidado del cabello y del cuero cabelludo, cada caso es único. Por esto, hemos tomado nuestro champú anticaspa clásico y hemos creado una gama completa que te da una variedad de productos adaptados a tu tipo de cabello y los beneficios específicos que buscas en tu champú.

Hay un champú Head & Shoulders para todos, independientemente de tu edad, sexo u origen étnico, porque la caspa no discrimina, y tampoco nosotros.