Skip to content

CÓMO AFECTA TU CABELLO Y TU CUERO CABELLUDO LA TEMPERATURA DEL AGUA

Si te bañas con agua demasiado caliente, podrías dañar el cuero cabelludo. Si está demasiado fría, podrías no lavarlo bien. Descubre a qué temperatura obtienes una buena limpieza y mantienes el cuero cabelludo saludable.

Primero piensa en lo que el agua hace por ti:

  • Ayuda a hacer espuma y esparcir el champú en el cuero cabelludo

  • Disuelve la suciedad y el aceite

  • Enjuaga el champú, la suciedad, el polvo y las escamas del cabello y el cuero cabelludo

Lo suficientemente caliente para que limpie bien... El agua tibia comienza a dispersar los aceites del cabello que se encuentran en un estado semisólido y ceroso. Estos aceites se vuelven líquidos a la temperatura corporal, pero comienzan a solidificarse en superficies del cabello más frías.

El agua tibia hace que el champú elimine más fácilmente el aceite, la suciedad y el polvo que se acumulan y ensucian el cuero cabelludo.

Pero no DEMASIADO caliente... No te dejes llevar y dejes que el agua esté demasiado caliente. El agua muy caliente puede irritar e incluso dañar el cuero cabelludo.

Con una exposición excesiva, el cuero cabelludo debilitado puede volverse vulnerable a más daños debido a los factores que lo irritan, como los productos para peinar y los microbios que provocan la caspa.

Entonces ¿qué tan caliente es lo “suficientemente caliente”? Necesitas una temperatura que sea lo suficientemente alta para limpiar la suciedad, pero no tan caliente como para que ocasione irritación.

Justo por encima de la temperatura corporal estaría bien, alrededor de 100 °F.

Es el equilibrio perfecto para mantener el cabello limpio y saludable y el cuero cabelludo sin irritación.

Más información sobre el lavado del cabello

Productos relacionados